Solicita presupuesto

Solicita presupuesto

Para conseguir tu presupuesto personalizado, puedes llamarnos al 93 710 46 88 o, si lo prefieres, introduce tus datos en el siguiente formulario y nosotros contactaremos contigo:

¿Cuál es la mejor solución de teletrabajo, VDI o VPN?

vpn vdi teletrabajo

Teletrabajo, se analizan la ventajas de una VPN y de una VDI, así como las diferencias entre ambas y las facilidades que ofrecen para el empresario

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Índice del artículo

¿Es mejor una VPN o una VDI?

El teletrabajo se ha convertido en una de las alternativas más eficaces para mantener la competitividad y apostar por la conciliación familiar. Sin embargo, no siempre resulta fácil elegir un sistema seguro que ofrezca las garantías necesarias. A continuación, se exponen las características de dos de las soluciones más usadas con el objetivo de facilitar la elección de la más adecuada en cada caso.

Características y ventajas de una VPN

A la hora de hablar de trabajo remoto, se suele obviar que los empleados se conectan a Internet para compartir archivos, documentos e información confidencial sobre la empresa. El uso de una red pública conlleva la vulnerabilidad de toda esta información y facilita que los ciberdelincuentes tengan acceso a ficheros de datos que pondrían en entredicho la imagen de la empresa.

Se entiende por VPN (virtual private network) la red virtual de uso privado que crea una empresa para controlar el acceso a la misma. Entre sus características y ventajas destacan las que ahora se explican:

– Se puede personalizar para concretar al máximo quién tiene acceso a la intranet corporativa a través de la correspondiente excepción en el firewall de la compañía.

– Es la herramienta más usada por parte de las empresas que facilitan un dispositivo portátil a sus empleados.

– La conexión es mucho más veloz gracias al uso del formato de pixeles para el almacenamiento de la información. El ancho de banda es siempre óptimo, lo que agiliza el uso del sistema.

– Es posible instalar todos los programas y aplicaciones necesarios para que el empleado trabaje como si estuviera en la oficina. Este factor estimula la productividad y mejora la accesibilidad a cualquier empleado que hará su labor donde sea necesario, pero siempre contará con la posibilidad de descargarse el material correspondiente en la oficina.

Según la estadística, el auge de esta herramienta podría llegar a generar cerca de 36 000 millones de beneficios en 2022.

¿Qué es, y cómo funciona, una VDI?

VDI son las siglas de virtual desktop insfraestructure (infraestructura de escritorio virtual). El objetivo es crear una plataforma única para que todos los empleados tengan acceso a la misma. Se instalan en máquinas virtuales de un servidor central al que debe permanecer conectado el trabajador.

Dentro del servidor existen distintos hosts, por lo que cada departamento de la plantilla de trabajadores podría entrar en un escritorio virtual específico. El correcto funcionamiento del sistema está supervisado continuamente para comprobar que la conexión entre los hosts y el servidor está activa. Entre los beneficios del uso de una VDI destacan los siguientes:

– El trabajador podrá usar el sistema operativo, las aplicaciones y los programas instalados como si estuviera trabajando en la empresa.

– No necesitan un hardware concreto facilitado por la compañía, solo la clave de acceso para comenzar a trabajar de inmediato. Además, es un sistema muy seguro ya que se puede cambiar la contraseña de forma periódica impidiendo así la acción de los ciberdelincuentes.

– Es compatible con cualquier dispositivo, lo que pone en la mano del empleado un práctico panel de control que le permite conocer el avance de su trabajo o lo que debe hacer por citar dos ejemplos.

– Se integra a la perfección con otras aplicaciones que usan la nube como un sistema de almacenamiento.

– Aunque se puedan crear escritorios específicos para cada departamento, todos tendrán acceso al mismo sistema lo que unifica criterios y ahorra tiempo de trabajo.

– Se puede afirmar que su uso permite llevar a cabo la creación de un espacio de trabajo virtual en el que el empleado puede moverse con libertad y sin echar de menos el tener que estar en su puesto de trabajo para poder desempeñar su labor correctamente.

¿Cuál es la opción más recomendable?

Aunque se han expuesto las ventajas de ambas opciones, no se deberían pasar por alto las desventajas de cada alternativa. El uso de una VPN exige el adquirir dispositivos portátiles, instalar un programa, invertir en sistemas de seguridad, encontrar un proveedor fiable y realizar una inversión más que considerable.

En términos monetarios, la VDI no se queda atrás. A pesar de su alta compatibilidad, es necesario crear un host en el servidor, vigilar los niveles de almacenamiento, crear perfiles de usuario, controlar el ancho de banda y un largo etcétera que exige, como en el caso anterior, el pago a un técnico que revise continuamente su funcionamiento.

Sin embargo, una VPN exige menor mantenimiento, es más segura y las personalizaciones son más económicas que en el caso de la VDI. Por el contrario, hay empresas que prefieren esta última opción dada su total adaptabilidad y el ahorro en cursos de formación para aprender a manejar el nuevo programa.

De tener que elegir entre una u otra, lo más eficaz es probar ambas y quedarse con la que ofrezca mejores resultados en cada caso particular. Es importante subrayar que son los teletrabajadores los que indicarán cuál es la más fácil de usar y los que podrían incluso inclinarse por una u otra opción. Todo dependerá del tipo de datos que se manejen, de los servidores de la empresa, de la posibilidad de renovar los dispositivos y del nicho de mercado.

Lo que nadie pone en duda es que tanto la VPN como la VDI han conseguido cambiar la forma de trabajar de miles de personas. Se aconseja realizar el presupuesto correspondiente, escoger la opción más factible y darles a los trabajadores la formación adecuada para que consigan adaptarse en el menor tiempo posible.

Como se indicaba al inicio, el teletrabajo no es ya una simple opción, sino una realidad que ha aumentado 29 puntos porcentuales durante el confinamiento. El crecimiento de esta tendencia es ya imparable por lo que sería aconsejable proteger los intereses de la empresa de una forma más fiable y sin restarles operatividad a los trabajadores. En la elección de una de las dos herramientas arriba comentadas podría estar la llave que abra una nueva etapa repleta de éxitos en lo que a competitividad y aprovechamiento de la jornada laboral se refiere.

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email

Otros post sobre