Solicita presupuesto

Solicita presupuesto

Para conseguir tu presupuesto personalizado, puedes llamarnos al 93 710 46 88 o, si lo prefieres, introduce tus datos en el siguiente formulario y nosotros contactaremos contigo:

El e-commerce llegó para cambiar el modo de consumo

e commerce

El e-commerce ha llegado para quedarse. El crecimiento digital propulsa una modalidad de negocio en franca expansión desde hace ya algunos años.

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email
Índice del artículo

E-commerce: la revolución digital del consumo

El éxito del e-commerce (o comercio electrónico) ha aumentado de forma exponencial en los últimos tiempos debido, en gran parte, a una creciente masa de consumidores que han descubierto la facilidad de comprar con un par de clics o toques de pantalla desde cualquier lugar, sin importar el dispositivo y gracias a conexiones más rápidas y a plataformas de venta con una experiencia de uso más ágil y sencilla.

De hecho, la realización de compras online lleva años evolucionando, lo que ha requerido constantes ajustes en los modelos de negocio de las marcas para adaptarlos a la forma de consumo de los usuarios.

Pero ¿qué es el e-commerce? ¿Y qué beneficios puede aportarnos? 

¿Qué es el e-commerce?

Al principio, el e-commerce se refería a las transacciones que se efectuaban a través de medios electrónicos como el intercambio telemático de datos.

A mediados de los años 90 apareció el concepto de venta de servicios por medio de la red, y el pago se efectuaba con tarjetas de crédito.

Actualmente, el e-commerce se entiende como el marketing, información, distribución, compra y venta de productos o servicios por medio de internet. Las marcas quieren (y necesitan) mantenerse activas y poder proporcionar a sus clientes lo que piden, sin importar el momento ni el lugar. Un buen ejemplo sería, por ejemplo, La Bella Carmela.

Sin duda, 2020 y los acontecimientos que han alterado el orden y la perspectiva de nuestra realidad cotidiana han acelerado el proceso, haciendo que muchos usuarios se viesen obligados a utilizar un servicio del que hasta ahora «desconfiaban»; y nada más lejos… Listas de productos favoritos, posibilidad de repetir pedidos anteriores, sugerencias de compra según las webs visitadas (las míticas «cookies«) o incluso la ayuda de asistentes inteligentes como Alexa o Google Assistant (Internet of Things), han hecho ganar muchos adept@s al e-commerce, que será determinante y protagónico en el futuro inmediato.

Tipos de e-commerce

El mundo del comercio electrónico abarca muchos conceptos y aspectos. Por ello, podemos encontrar diferentes tipos. Las modalidades de comercio electrónico más populares, dependiendo del tipo de cliente al que se dirige el negocio, son:

Business to business o B2B: empresas que tienen como clientes finales a otras empresas.
– Business to consumer o B2C: empresas que le venden directamente al consumidor final del producto o servicio.
Consumer to business o C2B: los consumidores publican su producto o servicio y las empresas hacen una oferta por ellos.
Consumer to consumer o C2C: el consumidor puede vender a otros consumidores; la manera más popular de hacerlo en la actualidad es por medio de aplicaciones de compra y venta de fácil acceso (p. ej. Wallapop).

Según el modelo de negocio

Existe otra clasificación, a partir del modelo de negocio:

De afiliación: La tienda no envía el producto y el cierre de venta no se realiza en su plataforma. Manda al cliente a otra plataforma, la cual cobra una comisión por efectuar la venta.
Tienda online: Se crea una versión «digital» de la tienda física, con productos de las mismas características e incluso mejores precios.
Dropshipping: En este caso, es un intermediario quien se encarga de enviar el producto al comprador.
Suscripción: Con este tipo de negocio se busca lograr compras frecuentes. El tiempo de la suscripción varía: las más comunes son mensuales, pero también las hay semanales, quincenales, etc.
Marketplace: No es exactamente un e-commerce. Aquí, diferentes compradores ofrecen sus productos ya sean nuevos o de segunda mano.

Ventajas del ecommerce

Bajo coste de operación.
– Ingresos potenciales las 24 horas del día durante los 7 días de la semana.
– Gestión de ventas y compras desde cualquier parte del mundo.
– Permite exhibir de manera más eficaz los productos más vendidos.
– El método de compra se vuelve mucho más sencillo.
– Se obtienen bases de datos de los clientes.
Los clientes no se sienten hostigados, tal y como sucede con los vendedores de una tienda física.

Sin duda, el e-commerce ha llegado para quedarse, para cambiar la forma de operar los negocios y adaptarse a la nueva realidad de comunicación y consumo de los clientes. 

Share on facebook
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email